r Molí de Picó - Harinas Segura

Molí de Picó

base foto

La historia del Molí de Picó es la historia de la familia Segura. Fue en 1886 cuando empezó esta empresa familiar, situada en frente del antiguo Hospital General de Valencia. La elaboración de la harina ha ido evolucionando con el paso del tiempo, pero sólo se ha dejado entrar la tecnología en la medida que mejoraba procesos. Si hay algo que se ha mantenido desde entonces son los trigos y el cuidado de la molienda. Partiendo de la manera tradicional y artesana de moler el trigo, se ha sabido evolucionar con la misma dedicación y adaptarse a las nuevas tendencias para suministrar a los clientes el mejor producto.

La calidad es el valor principal. Elaborar una harina sin colorantes y conservantes cuyo único secreto es comprar los mejores trigos nacionales para que el alimento comprado en el horno o punto de venta cuente con los mejores ingredientes para su elaboración: naturales y sanos.

Desde 1886, el Molí de Picó ha estado vinculado a la ciudad de Valencia. La única fábrica de harina de la provincia con 130 años de historia y trabajo. Nuestra visión parte del aprendizaje continuo. Mientras la rapidez y la cantidad cobran un protagonismo exagerado, nosotros apostamos por la calidad y los tiempos justos para sacar del grano la mejor materia prima. Los horneros han sido nuestros aliados y amigos todo este tiempo. Aunque el consumo se ha diversificado, en el Molí de Picó siempre hemos querido estar al lado de nuestros clientes de toda la vida. Trabajadores incansables que ofrecen el día y la noche para que el valenciano lleve a sus casas el pan recién hecho. Es por eso que día a día colaboramos con ellos para que su harina, la nuestra, cumpla ese distintivo de calidad que tanto nos obsesiona y que nos diferencia.

 

CALIDAD

La calidad es el objetivo final de nuestro producto. Para ello orientamos toda la empresa en pro de esta cualidad. La compra de los mejores trigos, procesos y análisis continuados de los trigos seleccionados y de la harina elaborada. Una metodología y un conocimiento de la materia prima que hemos ido perfeccionando a lo largo de los más de 130 años del Molí de Picó.

A lo largo de todo este tiempo la determinación de buscar el mejor producto ha sido clara. Creemos que ofrecer la mejor harina a los clientes es la forma más directa y leal de cuidar a los ciudadanos. No se equivoca quien insiste en hacer bien su trabajo. Y esa es la vocación de esta empresa familiar que cuida la harina desde 1886.

Las materias primas que compramos pasan unos controles exhaustivos de calidad. No entra ningún trigo a nuestros molinos que no cumplan las variables que consideramos mejores. Para ello realizamos tests de prueba en cada uno de los procesos.

Desde el primer día la filosofía de trabajo ha sido elaborar harinas con la máxima calidad, escoger una excelente materia prima, emplear la mejor tecnología posible e incorporar los últimos avances. Estamos convencidos de que la calidad es una política correcta en el corto, medio y largo plazo.

 

MOLIENDA EN FRÍO

La harina que extraemos del trigo no contiene más que las propiedades de este cereal. Escogidos entre los mejores granos nacionales, el proceso de molienda consigue extraer la harina mediante un proceso  en el que no se añade ningún colorante, ni conservante al producto. Una harina 100% de trigo. De ahí que sea una harina natural cuyas únicas propiedades son las que se obtienen gracias a la apuesta por una excelente calidad del cereal.